Un cuento cherokee

09 agosto 2010

Un sabio abuelo cherokee le decía a sus nietos
"Dentro de mi tengo dos lobos que pelean sin cesar: el lobo de la Confianza y el lobo del Miedo. ¿Quién creeis que ganará?"
Y uno de sus sabios nietos le contesta: "Al que alimentes más. El otro morirá de hambre"

5 Comentarios:

José Luis dijo...

Pero qué bueno, bueno, bueno!!!!
De lo mejorcito que he leido últimamente.
Un abrazo!

10 de agosto de 2010, 8:55
Raúl Peñaloza dijo...

Quién sabe... tal vez el hambriento pueda estar más necesitado de la victoria que el satisfecho. A veces la necesidad nos hace fuertes, ¿no?

Buena la reflexión, saludos. Soy nuevo aquí.

;-)

10 de agosto de 2010, 16:50
Gustav Kir dijo...

Los dos son lobos
?

14 de agosto de 2010, 4:53
Cristina dijo...

Gracias Jose Luis, ya me gustaría a mí que fuera mío, pero es un cuento bastante antiguo. Lo bueno es que un relato tan corto y san simple, hay muchísima sabiduría, y todo encerrado en la respuesta del niño. Lo listos que son los niños, y el poco caso que les hacemos...
Raúl, la necesidad nos hace fuertes, en eso estoy de acuerdo contigo. Pero cual tiene más hambre? normalmente el de la confianza, porque de eso no solemos andar ningno sobrado. Entonces sí que esa victoria nos hace más fuertes. Si no, si es el lobo del miedo el más hambriento, su victoria no hará más que hundirnos.
Hola Gustav, pues sí, es es lo que dice el cuento.

Bienvenidos a los nuevos, estáis en vuestra casa.

14 de agosto de 2010, 12:41
Gustav Kir dijo...

El interrogante no era para mi. Claro que son dos lobos.

Si los dos son lobos, da igual quien gane, cualquiera de los dos te puede comer por dentro de la misma forma, los dos son instintos y ninguno puede morir, se morirán junto a ti y nunca de hambre, precisamente se nutren de ella.

Si te matas a 200km/h te habrá comido el lobo de la confianza que tanto acariciáis, la confianza de unas habilidades que no tenías realmente.

Que una saciedad haya sido exterminada cruelmente con toda su sabiduría por su inferioridad militar, no significa que tú duda y tu crítica personal sea secuestrada por su estética.

14 de agosto de 2010, 21:10