Tormenta

21 enero 2009


Si una experiencia te derrota, y otra más, y otra más, el mismo hecho de atravesar la tormenta te hará cada vez más fuerte. Llega un día en que sencillamente te deleitarás con la tormenta, bailarás en ella. Entonces, la tormenta no será el enemigo, sino una oportunidad de SER.


OSHO

3 Comentarios:

eva al desnudo dijo...

Tú lo que quieres con tanta nube es que llueva.

Pués si, ser tormenta es igual de necesario que ser templanza y calma y no temer a los nubarrones también se aprende con el tiempo.

PD: Estoy cambiandole el vestuario al "Baúl", preparándome para "arrancar". A ver si te gusta.

Besos sin rayos ni truenos.

22 de enero de 2009, 16:45
ARWEN dijo...

Pues sí, que tengo cierta vena masoquista, para que nos vamos a engañar...
Pero la lluvia limpia, renueva, alimenta, refresca... qué haríamos sin agua, sin lágrimas, sin lluvia? (yo he siempre he sido muy de andar debajo de la lluvia, cálándome enterita)...
Temer a la tormenta, no, ni a los nubarrones, porque siempre hay alguno ahí, porque hacen falta... y sí, cada día más templanza, poco a poco, todo se aprende.
PD a tu PD: en ascuas me tienes guapa, que además me he acordado esta mañana de tus bolsos, porque otra amiga que tengo diseñadora que ahora también hace bolsos expone en el Bread And Butter...(que no tenía ni idea de que era eso hasta que no lo he buscado ahora en google)... así que ya me puedes ir contando qué es eso del SIMM, que se me olvidó preguntártelo

Besos de chirimiri

22 de enero de 2009, 16:57
Mad Hatter dijo...

Pues sí, la vida consiste básicamente en aguantar chaparrones, tormentas y todo tipo de adversidades. Es como una carrera de marathon.
¡Aguantad queridas! Que la meta ya está cerca.

27 de enero de 2009, 9:54